- Publicidad -

La crisis de Krasnodar: las peores 19 horas en la historia de la selección

La crisis de Krasnodar: las peores 19 horas en la historia de la selección

El orgullo lo puede todo. Tanto como para dar un vuelco total y absoluto al orden de la selección en tan solo 19 horas y cinco minutos, los que van desde el anuncio por parte del Real Madrid de la llegada de Julen Lopetegui como nuevo entrenador a la destitución del técnico como seleccionador español. Rubiales creyó necesario dar un golpe de efecto y bien que lo dio.A las cinco de la tarde del martes, Lopetegui era elevado a la categoría de dueño del banquillo del Real Madrid y a las doce del mediodía de ayer, ya era historia, no sin antes repetirse reuniones, charlas y desencuentros. A las doce horas locales era despedido como responsable de España en el Mundial de Rusia. En ese espacio de tiempo, los comunicados (algunos rectificados con complicada explicación posterior), los mensajes y las malas caras se han sucedido, pero nada ha valido para parar lo que si viéramos en otro país, nos causaría risas y haríamos chistes alrededor de ello, pero no, en esta ocasión, la señalada es España.A dos días del inicio de la competición, ve como se queda sin técnico pese a la petición unánime de los jugadores a Luis Rubiales de que diera marcha atrás en su decisión de prescindir del entrenador. La decisión era firme e irrevocable.Sin tiempo para nadaRubiales: “Nos hemos visto obligados a destituir a Julen Lopetegui” El dirigente afirmó que se enteró del cambio contractual de Lopetegui ya en Moscú, en el congreso de la FIFA, y que era ajeno a las negociaciones mantenidas por el Real Madrid y por el que era todavía técnico de la selección. En su discurso señala a una persona, se supone que el agente de Lopetegui, de haber hecho las cosas de la peor manera posible. Intentó frenar algo que ya era imparable como era el paso del técnico hacia la Casa Blanca del deporte. Curiosamente, no reconoce traición alguna, pero sí afirma que se han hecho las cosas mal y que se han mantenido conversaciones al margen de la Federación y que por ello debe actuar. ¿Tan grave es como para prescindir del seleccionador con el viaje ya listo para Sochi? Pues el presidente de la Federación así lo ha creído conveniente y de manera fulminante. La confianza se había roto y lo mejor, según Rubiales, era cortar por lo sano, es decir, destituyendo al seleccionador. Regreso a toda prisaRubiales regresó a Krasnodar en cuanto pudo. Llegó al filo de la medianoche y lo hizo sin querer confirmar la continuidad de Lopetegui. Los rumores se dispararon de inmediato. La cosa iba en serio. Gabinete de crisis nada más llegar a la sede de la selección. Rubiales lo tenía claro y al final ha imperado su criterio. Sus colaboradores le pedían calma, pero su decisión era y fue firme.El entrenador se defendió como pudo, hablando de oportunidad única y de que su profesionalidad seguiría en pie hasta el último día al frente de la selección, pero la traición de negociar a espaldas de la Federación pesó más que el deseo del seleccionador de culminar la que ya es una obra inacabada y que termina sin ninguna derrota en los terrenos de juego, pero sí en los despachos.Una larga madrugadaLa madrugada se hizo larga, tanto que el día sorprendió a todos (a las cuatro amanece en Krasnodar). Pero la cara de Rubiales no cambiaba, ni se mudó cuando los jugadores, especialmente Ramos, pidieron que Lopetegui fuera el seleccionador español en el Mundial. Tanto que para muchos desde dentro de la concentración se había conseguido dar la vuelta, pero a las doce del mediodía se confirmó que España pasará a la historia de la Copa del Mundo y de momento no por ganar la segunda estrella. Lopetegui quería despedirse ante la prensa, pero no se pudo despedir. Este jueves será presentado como nuevo entrenador del Real Madrid y explicará todo lo sucedido. Eso sí, antes de subirse al avión quiso desear suerte a la selección. “Me voy triste, pero espero y deseo que hagáis un buen Mundial”, afirmó ante la prensa que le esperaba en el aeropuerto de Krasnodar en su adiós.Lopetegui, antes de volar a España: “Estoy triste, lógicamente, pero ojalá ganemos el Mundial” El presidente ni pudo ni quiso disimular en ningún momento el mal trago que estaba pasando al margen de la gastroenteritis que le acompaña en los últimos días. Desde que se enteró de la noticia se subía por las paredes, algo que comprobaron los jugadores entre el martes y la mañana de ayer.Por un momento el deseo de los jugadores parecía que podía haber inclinado la balanza hacia la continuidad de Julen, pero la realidad fue otra. Los capitanes (Ramos, Iniesta, Silva y pesos pesados como Gerard Piqué, Busquets o Reina) expusieron a Rubiales la postura de los actores principales, los futbolistas. Explosión incontroladaLa despedida más amarga de Lopetegui El mensaje fue rotundo: que no era momento de explosiones por el orgullo herido, que la selección no tiene la cadena de mando de un club para afrontar un relevo de ese tipo, que han venido a Rusia jugar una competición que es cada cuatro años y que puede ser la última opción para muchos de ellos de ganar un Mundial y que toda vez que la bomba ha estallado deje que sea el equipo el que trate de manejar los daños provocados. Ni por esas. El técnico era historia desde las cinco de la tarde del martes y todo quedó certificado cuando un día después abandonaba la concentración española en Rusia. El mejor para todosHierro: “No se puede tocar en dos días el trabajo de dos años” El presidente sabía que tenía que reaccionar de una manera rápida, que no podía dejar pasar el tiempo. El partido del viernes y la presión mediática no le permitían dilatar hacer oficial el nombramiento de Fernando Hierro como sucesor de un técnico como Julen Lopetegui que se ha tenido que ir de la selección pese a no haber perdido partido alguno. En la noche del martes ya había tomado la decisión. Hierro lo sabía y se puso a plena disposición del presidente.

Foto: Rubiales: “Nos hemos visto obligados a destituir a Julen Lopetegui”
Fuente: Radio Marca

- Publicidad -


- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es