- Publicidad -

Los 32 entrenadores del Mundial, en MARCA

Los 32 entrenadores del Mundial, en MARCA

Durante las próximas semanas, serán los 32 puestos de trabajo más expuestos al “intrusismo” laboral. Ya se sabe: un seleccionador por cada ciudadano. Veintinueve años separan al uruguayo Oscar Tabárez (71 años) del senegalés Aliou Cisse (42) en los banquillos del Mundial, cuyas opiniones han sido recogidas por la European Sport Media (ESM), organización de la que MARCA es miembro, y que entrega cada año la Bota de Oro y el Mejor Jugador de Europa en la gala con la que arranca la temporada en Mónaco.En Rusia no estarán todos los que “han sido”. Cinco “estrategas” dijeron adiós al cargo después de haber guiado a sus seleccionados hasta Rusia. Julen Lopetegui ha tomado el testigo de Van Marwijk (Arabia Saudí), Ange Postecoglou (Australia), Vahid Halilhodzic (Japón) y Slavoljub Muslin (Serbia). El caso de Van Marwijk, subcampeón con Holanda en 2010, es singular. Mandó a Australia a la repesca por el “golaverage” y ahora dirigirá a los “socceros” tras la renuncia de Postecoglou.Cada uno con su estilo, sólo convergen en la idea de que este Mundial será un gran espectáculo, con más ataque que el que se vio en la Euro de Francia hace dos años y también en que este campeonato se va a decidir en detalles ante la igualdad que existe entre las grandes selecciones. Todos exhiben la ilusión y la confianza en sus jugadores, así como el deseo de mejorar y unas metas muy realistas.También se da la circunstancia de que por primera vez en la historia, tres técnicos españoles coincidirán en un Mundial: Fernando Hierro y los emigrantes Roberto Martínez (Bélgica) y Juan Antonio Pizzi (Arabia). A ellos podría unirse el rol que desempeñan Toni Grande y Javier Miñano con Corea del Sur.El seleccionador ruso entiende el pesimismo de la afición de cara al mundial. “Es una consecuencia de nuestros resultados recientes. Hemos tenido que reconstruir el equipo. Nuestros últimos partidos fueron todos contra las naciones más importantes; queríamos probarnos a nosotros mismos y debido a que no ganamos ninguno, el escepticismo, inevitablemente, ha crecido.Cherchésov también aseguró no estar preocupado por las lesiones: “Me he visto obligado a cambiar mis planes debido a las lesiones pero no me preocupa. El fútbol sin lesiones no es fútbol”.Juan Antonio Pizzi tiene claro lo que les hace falta para pasar de grupo:”Con seria motivación, organización y sacrificio. Debemos imponernos a nuestros oponentes. El primer partido contra Rusia será difícil, pero nos motivará a saber cuánta gente está mirando. Tenemos que usar la parte emocional de eso para asegurarnos de que los niños aborden ese partido de la manera correcta”.También resaltó la calidad de algunos de sus jugadores. “Yahya Al Shehri, Salem Al Dawsari y Fahad Al Muwallad. Estos tres jugadores tienen un nivel que está cerca de la liga española”.El seleccionador egipcio, Héctor Cúper, resaltó como punto fuerte la unidad del equipo: “Hablemos de lo colectivo, no del individuo. Todo lo hemos hecho juntos, nuestro credo ha sido “la unidad es la fuerza”. Cada miembro del equipo nacional merece este éxito y también lo hace el público, que siempre nos ha apoyado”, dijo el argentino.También habló de la estrella del equipo Mohamed Salah:”Por lo general, escucha mucho a pesar de que es un jugador muy importante para el equipo. Pero detrás de cada gran jugador, está el equipo. Ningún jugador puede hacer todo. Tenemos un equipo que apoya, mantiene y ayuda, al igual que él, también contribuye mucho”, afirmo.Óscar Washignton Tábarez opinó sobre su grupo. “Me molesta cuando la gente dice que estamos en un grupo fácil. Conozco la Copa del Mundo, y el margen entre ganar y perder es muy pequeño. Siempre hay sorpresas. El fútbol está lleno de grandes hazañas. Mira el maravilloso ejemplo dela selección de Islandia… Por otro lado el técnico charrúa ve bien a su equipo. “Tengo la sensación de que vamos a jugar un muy buen Mundial. Ahora tenemos un mejor juego colectivo. Hemos incorporado algunos jóvenes en el centro del campo que nos han dado un juego más basado en la posesión” afirmó el seleccionador. El seleccionador del combinado luso lo tiene claro: “En la Eurocopa 2016 no estaban Brasil, Argentina, Colombia o Uruguay. Seamos honestos, somos candidatos, pero no favoritos”. El técnico de 63 años ve a su país entre las mejores del Mundial de Rusia 2018, pero sabe que hay selecciones de gran nivel en esta Copa del Mundo.”Siempre jugamos un buen fútbol. Quien no juega bien pierde. Pero a veces jugar bien no es hermoso”, sentencia el portugués, sobre el juego de los lusos. Tras alcanzar los octavos de final en Brasil 2014, Fernando Santos estará al frente de la selección lusa en la que será su segunda Copa del Mundo.En su primera comparecencia como seleccionador español, Fernando Hierro se refirió al grupo de jugadores a los que ha tenido que coger de forma urgente:”Son grandes profesionales, maduros y responsables. Si no estuviera seguro de que se puede hacer un gran Mundial no estaría aquí. Están ilusionados ante este reto, como todos los españoles. Hay que recuperar el chip ya. Debemos ser maduros en este momento. El equipo va a seguir igual que hasta ahora. Les he dicho que tenemos un reto apasionante ante nosotros y que esto no nos puede sacar del sueño”.La selección africana tiene al frente al técnico francés Hervé Renard quien confía en su equipo: “Marruecos tiene una mezcla de jugadores jóvenes y muy experimentados. Es una buena mezcla. No tenemos miedo a nadie”.Pero, el técnico de 49 años es sensato: “No somos los favoritos, pero cuando tienes la oportunidad de clasificar para la Copa del Mundo siempre digo que no vamos al Mundial para pedir fotos. Tenemos que ir con la idea de que podemos hacer historia”.Para hacer un buen papel en Rusia, el seleccionador marroquí tiene claro lo que necesita: “Casi todos los días repito dos palabras: espíritu de equipo. Eso es lo más importante para mí”.Con 65 años el técnico luso será el seleccionador de un combinado iraní que llega tras haber realizado una fase de clasificación brillante, fueron primeros sin sumar ni una derrota.Será el segundo Mundial en la carrera del entrenador luso, el primero fue al mando de su país en 2010, una selección a la que compara con su actual combinado: “El equipo en Brasil era maduro, experimentado y genial. Este equipo es más eléctrico, entusiasta y arriesgado”.Queiroz tiene claro sus favortitos: “Brasil, Alemania, Argentina, España, Francia y Portugal, un candidato serio”.El seleccionador de Francia ve clave tener muchas opciones en el ataque: “Me gusta tener al menos dos jugadores para cada posición, y no siempre el mismo tipo de jugador. Mbappe y Martial pueden jugar como nueves. Dembele y Lemar pueden jugar de extremos o en el medio. No me quejaré del hecho que tengo muchos jugadores que pueden jugar en diferentes posiciones. El entrenador galo mostró su tristeza por la baja de Koscienly:” Estoy triste por Laurent porque estaba muy entusiasmado con este torneo. Hubiera sido un gran momento en su carrera”. Van Marwijk tiene muy claro el objetivo y el enfoque de este torneo: “Solo una cosa cuenta, sobrevivir a la fase de grupos. No creo más allá de eso. Ni siquiera estoy pensando más allá del juego de apertura contra Francia. Ni siquiera quiero hablar sobre el segundo o tercer juego. Ese primer juego ahora es clave y todos deben enfocarse en él. Todo tendrá que ceder para tratar de sobrevivir a la fase de grupos”. El holandés dejó la selección de Arabia Saudí en 2017 debido a los diferentes puntos de vista que había. “Si no puede suceder a mi manera, entonces no lo haré. Esa fue en realidad el único motivo de mi marcha”.Con una mentalidad ganadora, Ricardo Gareca, el seleccionador de Perú, país que vuelve al Mundial 36 años después, afronta la cita de Rusia: “No vamos al Mundial a participar, vamos a competir. Podemos ser un equipo muy competitivo. Tenemos que salir a ganar. Por nuestra historia y la gente que nos sigue”.Gareca desvela cuál es el método para mejorar: “Es un equipo que no se desespera en los momentos en los que está siendo dominado. Es un proceso de maduración continua. Pero sin duda, una de las cosas que más necesitamos es ser más consistente en todo el juego”. El técnico cree que “Perú tiene un estilo y mucha historia”.Age Hareide apela a la experiencia de sus muchachos: “Dinamarca tiene una fuerte columna vertebral con Schmeichel, Kjaer, Eriksen y gente arriba como Jorgensen, Poulsen y Cornelius. Lo bueno es que tenemos mucha gente joven, jugadores que han crecido en el extranjero. Sólo Ronnov, Kvist y Fischer juegan en la liga danesa. El resto lo hace en las grandes ligas. Nuestros jugadores pueden hacer más fuerte a nuestra selección a través de sus equipos”.El técnico cree que en Rusia “volveremos a ver fútbol de ataque, algo que no se vio en la Eurocopa”.Seguramente será el técnico más exigido por la presencia de Leo Messi: “Es imposible enseñarle cualquier cosa. Estamos en un punto donde Leo es intocable. El equipo tiene que entenderle y generar el juego en el que él se sienta más cómodo. Jugadores como él aparecen cada siglo y es un modelo de aprendizaje”.En esa construcción alrededor de Messi, Sampaoli apuesta por “cuatro defensas, en lugar de la línea de tres que veníamos usando. Con dos laterales y dos centrales nos permite más flexibilidad. Messi está muy implicado en esta Copa del Mundo”.Es la selección que derrocha más simpatías. Por su modestia y su afición. Heimir Hallgrimsson revela que no tiene “una filosofía de cómo se debe jugar al fútbol, si ha de hacerse a balón largo o un tiki-taka. Todo depende de tus jugadores, de quién tienes enfrente y de su fortaleza.Islandia volverá a verse con sus aficionados: “Nosotros nos seguiremos juntando con ellos. Hay un gran respeto entre los fans, los jugadores y el cuerpo técnico. Alguno pensará que es algo ridículo, pero ser un país pequeño a veces tiene su ventaja. Sólo hay una regla: no se puede grabar nada o hacer fotos. Algo sorprendente hoy en día”.El sentimiento patriótico embadurna el discurso de Zlatko Dalic, el seleccionador croata: “La selección es importante para todos los jugadores croatas y nuestro país, de manera que todos hacemos un esfuerzo extra en estas citas”.El equipo balcánico no teme el estar encuadrado en el grupo de la muerte: “Está Argentina, que es una de las mejores; Islandia, que nos ganó en la fase previa, Nigeria que es muy ambiciosa y, por supuesto, nosotros. Somos conscientes de nuestra calidad y, con todo respeto, nuestro objetivo es la segunda fase”.Dalic tiene clara una cosa: “¿Parar a Messi? ¿Alguien tiene la fórmula? No existe un jugador que lo pueda hacer solo”.Las “aguilas” son el equipo más joven del Mundial. Llenos de ilusión, no se pone límites el alemán Gernot Rohr: “Nuestra juventud es un desafío para el futuro, empezando por la Copa del Mundo. Es una etapa muy importante para aprender, crecer y madurar. Ser los más jóvenes, significa inexperiencia y la posibilidad de cometer errores. Pero el entusiasmo y nuestra condición atlética suponen un buen contrarresto a ello”.Solucionados los problemas económicos con la Federación, “el fútbol ya es nuestro único objetivo en este Mundial”.Además de asumir su “condición de favoritos”, Tite es consciente de la importancia de tener a Neymar sobre el que sobrevuelan todas las miradas: “Un fuera de serie como él agranda el equipo, lo hace más fuerte. Y Neymar es uno de esos fueras de serie. La expectación alrededor de él es inhumana y debería estar repartida entre todo el equipo. No creo que tengamos dependencia de él. El grupo es nuestra mayor fortaleza”.Para cubrir las espaldas de los laterales, Tite lo tiene claro: “Aquí defiende hasta Neymar, Coutinho y Gabriel Jesús”.El ránking FIFA sitúa a Suiza en la sexta posición. “Es un reconocimiento a nuestro desarrollo. La receta es simple: nos centramos en cada partido y consideramos al rival como el más difícil”, sostiene Vladmir Petkovic, de línea “cholista”. “Nunca damos el segundo paso antes de dar el primero”.Del grupo, el serbio considera que “es bueno que empecemos con Brasil. Es una de las grandes favoritas al título, pero una vez que nos quitemos de la cabeza el primer día a los brasileños ya nos podremos centrar más en los otros dos rivales, que también serán difíciles. Yo nunca firmo una derrota, siempre pienso en ganar”.Apesar del 4-1 encajado ante Bélgica el lunes pasado, Costa Rica acude con ilusión al Mundial de Rusia. Óscar Ramírez apela a lo ocurrido hace cuatro años cuando se ganó a Uruguay, Italia y se empató con Inglaterra:”Fue un momento maravilloso, que queremos repetir ahora. Fue una gran sorpresa para el fútbol, pero no tanto para nuestra afición que había visto como nos habíamos clasificado. Ahora será más dificíl porque los equipos ya no saldrán tan confiados contra nosotros”.Frente a las críticas recibidas, Ramírez cree que no ha lugar. “Al contrario, a los jugadores les ha dado más fuerza. Es una característica de este equipo: se crece en la adversidad”.Serbia no se clasificó para las cuatro últimas Euros y la participación en los dos últimos Mundiales fueron un fiasco. Con esas premisas, Mladen Krstajic habla de “orgullo por estar en el Mundial. Espero dar lo mejor de nosotros en Rusia y hacer un papel digno en todos los partidos. Tenemos que ser osados, con un fuerte carácter y valor. Vamos a jugar ante equipos que están mejor clasificados que nosotros en el ránking FIFA”.Respecto a su propia poca experiencia internacional sostiene: “Estoy convencido que alguien me criticará, pero estoy preparado para ello”.Sentido de la responsabilidad. Eso tiene Joachin Low que avisa que Alemania, como defensora del título y vigente campeona de la Copa Confederaciones, tiene mucho que perder. Por eso “nuestro equipo tiene que jugar mejor en 2014. Lo que es obvio, pese a la profundidad que hemos ganado con el paso del tiempo, es que tenemos que seguir progresando”.Low no sólo cree que la llave del título sea el juego. “En 2014 tuvimos un espíritu de equipo fantástico. No sólo quiero extraordinarios futbolistas, sino gente que anteponga el sentido del grupo a cualquier otra cosa”.México comparte viaje con Alemania en la primera fase. Esto, lejos de ser un inconveniente, motiva a Juan Carlos Osorio, el seleccionador de México. “Estoy orgulloso de poder competir contra los mejores. Ya nos vimos en la Copa Confederaciones y no teníamos el equipo al completo. Ahora sí. El Mundial es una buena oportunidad para ver lo buenos que somos”. El técnico colombiano se ha puesto en manos de Hirving Lozano y no renuncia a la posibilidad de soñar “siempre que ejecutemos el plan. Llegar a las últimas rondas, a semifinales por ejemplo, es muy difícil, pero tenemos el mismo derecho que todos a soñar”.Janne Anderson comanda en Suecia la era post Ibrahimovic. No ha sido sencillo después de la triste eliminación en la Eurocopa de 2016. Su secreto. “Siempre comienzo a trabajar con jugadores como seres humanos, como personas. Sé que los jugadores de fútbol también son seres humanos, así que también hemos pensado cómo queremos interactuar fuera del campo, qué tipo de cultura queremos, cómo actuamos con los periodistas, los fans y el pueblo sueco. Y después de eso, hay que jugar”.Andersson tiene mucho cuidado con los rivales de su grupo. “Alemania es Alemania, Corea lleva ocho participaciones consecutivas y México también es potente. Hay mucho nivel”.Corea del Sur es un clásico en los Mundiales. No falla desde Italia 90. Ahora la competitiva selección asiática tiene a jugadores reconocibles al primer nivel como Son, del Tottenham. “Vamos a jugar como el equipo inglés. Espero que él pueda mantener el nivel que ha tenido en la Premier. Sé que es difícil estar todo el año a esa altura, pero estoy seguro de que lo intentará”, comenta Shin Tae-yong, el seleccionador, un entrenador inteligente que tiene una estrategia pensada. “Nos vamos a centrar en los primeros partidos ante Suecia y México. Después vendrá Alemania”.Roberto Martínez es el otro seleccionador español en el Mundial de Rusia junto a Fernando Hierro. Lidera a Bélgica, que no pierde de vista al pelotón de los grandes favoritos. “Somos muy buenos con el balón. Podemos mirar a los ojos a cualquier selección. Siento que ya nos temen”.Martínez parece satisfecho del crecimiento de su equipo a lo largo de estos últimos años. “Hemos construido una filosofía para nuestro juego. Lo importante para mí es tener un equipo equilibrado y ser capaces de explotar el talento de Hazard, De Bruyne, Mertens o Lukaku”.Panamá se quedó a las puertas de jugar en Brasil 2014. De aquel palo ha resurgido una selección que llega a Rusia cuatro años después de la mano del colombiano Hernán Darío Pérez. “Somos un equipo más maduro que entonces, formamos una familia entre los jugadores, los técnicos y los responsables de la Federación”.Bolillo, le conocen así, considera que será difícil que una selección sudamericana se lleve el título en Europa “porque sólo lo hizo Brasil con Pelé” y no destaca a ningún jugador de su equipo “porque creo en el concepto de grupo y en los buenos jugadores, no en los jóvenes o los viejos, en los buenos jugadores”. Túnez ofreció una gran imagen en el último amistoso de la selección española. Perdió por la mínima. Nabil Maaloul ha formado un equipo competitivo y atlético en el que Youssef Msakni marca las diferencias. “Aquí lo importante es la cohesión del grupo y la disciplina. Eso es lo más importante. Tenemos jugadores que compiten en distintas competiciones. Aspiramos a la homogeneidad y eso se consigue si vamos todos por el mismo camino”.Maaloul considera que su selección está muy dotada. “Tenemos jugadores muy hábiles y dotados para defender. Nuestra misión es imponer nuestro estilo. Tengo confianza en torno a nuestras posibilidades”.Gareth Southgate no engaña a nadie. “Inglaterra está en el puesto 13 del mundo. No somos Brasil ni Alemania”. Así se presentan los inventores del fútbol en el Mundial con un equipo en “desarrollo”, en boca de su seleccionador que se sabe “un combinado bisoño, con muchos jóvenes emocionantes que debemos empujar hacia adelante para que en el medio plazo podamos ganar cosas”. Southgate no deja de ser ambicioso. Pretende convertir a Inglaterra en la selección con la que nadie contaba y que se erigió en protagonista. “Quiero sorprender y somos capaces de hacerlo”. Adam Nawalka jugó con Polonia en el Mundial de Argentina 1978. Cuarenta años después dirige a Polonia en la cita de Rusia. “Defender a tu país es hermoso. Lo hice como jugador y ahora como seleccionador. Merece la pena vivir para disfrutar de estos momentos. Podemos hacer realidad nuestros sueños aunque seamos un equipo en pleno desarrollo”.Nawalka no monta castillos en el aire en torno a las posibilidades de Polonia. “Nos vamos a enfrentar a gigantes, pero confiamos en nuestras posibilidades. Una de las grandes muestras de nuestro crecimiento es Zielinski, que ha desarrollado mucho sus habilidades desde la Eurocopa de 2016”. *Los buenos resultados se consiguen desde el trabajo y la defensa. Es una de las leyes que observa Aliou Cissé, seleccinador de Senegal, que disputará la primera fase ante Colombia, Japón y Polonia. Parece la Cenicienta del grupo. No en su mentalidad. “En África cada vez somos más duros. Y no hablo del aspecto físico sino de la mente. Creo en el equilibrio de los equipos. No busco posesión de balón estéril. Me gusta que el juego progrese, cause dudas entre el oponente, ataque y anote goles. Mi filosofía es una alquimia entre todos estos requisitos. Tengo buenos jugadores como Mané, que ha crecido muchísimo”.Colombia es una de esas selecciones que ha conseguido algo muy difícil: renovarse mientras aseguraba la clasificación. Para muchos de sus jugadores será la primera experiencia mundialista. Nada mejor que ponerse en manos del profesor Pekerman. Colombia busca un nuevo James sin renunciar a nada. “Lo haremos bien. Siempre he creído en dar una oportunidad a los jóvenes y en el progreso de los equipos. La clasificación nos ha dado mucha confianza y al margen de los más inexpertos tenemos al mejor jugador nuevo posible que es Falcao, que no estuvo en Brasil 2014”.Akira Nishino es el Fernando Hierro de Japón. Ha ejercido en las dos últimas temporadas como director deportivo de la Federación nipona, pero finalmente se sentará en el banquillo de la selección como le ha ocurrido al técnico malagueño. “Tengo que cambiar el chip después de dos años con otra mentalidad”, asume.El entrenador confía en las posibilidades de su selección. “Tenemos la disciplina y el juego en equipo para producir una reacción química. La fuerza del fútbol japonés se encuentra en el grupo. Eso significa continuidad y juego de conexión”.

Foto: Radio Marca
Fuente: Radio Marca

- Publicidad -


- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es