- Publicidad -

Pugna por los compromisarios: `Os votaré pero si se filtra lo desmentiré`

Pugna por los compromisarios: `Os votaré pero si se filtra lo desmentiré`

Tanto Pablo Casado como Soraya Sáenz de Santamaría se dan ya por vencedores en el congreso extraordinario del 20 y 21. Sus equipos actualizan diariamente sus gráficos, señalan a aquellos compromisarios que observan dudosos y llaman y vuelven a llamar a las distintas estructuras. “Va a ir muy bien, vamos a ganar”, proclamó el primero en esRadio, convencido de que supera los 2.000 delegados. “Una cosa es sumar y otra multiplicar, a lo mejor se lleva sorpresas”, le replicó la exvicepresidenta.

En la pugna por el control de la mayoría de los 3.184 compromisarios -552 natos- se están produciendo situaciones de todo tipo. A algunos se les está recordando “quién les ha puesto ahí”, como advirtió el propio Casado en Es La Mañana de Federico. A otros se les ha prometido “el mismo cargo” que al delegado de al lado. Y son varios los que están atemorizados de que se descubra a quién apoyarán realmente. “Yo os votaré pero si se filtra mi nombre emitiré un comunicado desmintiéndolo”, contestaron a un cargo próximo a Casado en un feudo sorayista.

Para garantizar el carácter libre y secreto de los votos de los compromisarios, la candidatura de Casado solicitó formalmente a la comisión organizadora del congreso que se establezcan cabinas electorales en los lugares de votación. A través de un escrito dirigido a Luis de Grandes, Ignacio Cosidó pidió también que la misma papeleta de votación contenga el nombre de los dos candidatos y que el sobre a introducir en la urna se pueda cerrar. Por último, se instó a que la distribución de los electores en las mesas se haga por orden alfabético y no por provincias.

“He hecho las cuentas y a mí las cuentas me salen”, dijo Casado, y volvió a dar la cifra de los 2.000 compromisarios, aunque su equipo la eleva a 2.200. “Tenemos en cuarentena unos 200 compromisarios por si nos están toreando, pero ganamos”, explicaron las fuentes consultadas. Todo falso, según el entorno de Santamaría. “Estamos 600 compromisarios por encima de Pablo, en los 1.900”, aseguraron. “Hay que ser muy prudente, muy riguroso. Yo no voy a decir los cálculos que tengo, pero sí le digo al señor Casado que en lugar de compromisarios que sumar estudie cómo sumar al partido”, destacó la propia candidata.

Tejerina, con Casado

Con esa batalla como telón de fondo, los aspirantes a presidir el PP prosiguieron con su campaña. Casado se fue a Galicia y se hizo la foto con Alberto Núñez Feijóo, que le definió como un candidato “sólido” pero no le dio su apoyo expreso. “Si soy presidente, Feijóo será lo que quiera, como quiera y cuando quiera”, contestó el diputado por Ávila, seguro de que buena parte de los delegados gallegos son suyos. Ambos compartieron la necesidad de una política firme ante el independentismo.

Este jueves, Casado dará un nuevo golpe de efecto. Tal y como avanzó este diario, Isabel García Tejerina le espera en Valladolid para darle públicamente su apoyo. En la candidatura aspiran a que no sea el único cargo próximo a María Dolores de Cospedal que dé el paso. Los siguientes podrían ser Rafael Catalá o Dolors Montserrat mientras que Juan Ignacio Zoido ya está trabajando para sumar delegados en Andalucía, tal y como publicó este diario.

En gestos, Santamaría tampoco se quedó atrás. Estuvo en el acto en memoria de Miguel Ángel Blanco en Madrid junto a Marimar, la hermana del concejal asesinado por ETA. Pero la foto más destacada se producirá el viernes, cuando se trasladará a Ermua para participar en el tradicional homenaje que se le hace todos los años. El PP vasco hizo el anuncio después de la fotografía de Casado con María San Gil, que molestó especialmente a Alfonso Alonso. En la dirección regional insistieron: “El futuro presidente del PP también tiene que representar el centro y no sólo la derecha”.

“El señor Casado vende que es joven, y eso se arregla con el tiempo, yo soy mujer y eso ya no se arregla con el tiempo”, destacó Santamaría, que consideró que el 63% de los afiliados del partido quiere que gane una mujer, porque apoyaron una candidatura femenina en la primera vuelta. Le contestó su contrincante, que reclamó sin éxito un debate ideológico. “El PP siempre ha estado muy orgulloso de que la mujer, sin ningún tipo de cuotas, alcance las cotas más elevadas de responsabilidad, pero por méritos propios, no por ser mujer”, afirmó desde Santiago de Compostela.

Foto: Feijóo recibe a Casado, “un candidato sólido”. | EFE.
Fuente: esRadio

- Publicidad -


- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es