- Publicidad -

Tensión e indignación en el vestuario del Atlético

Tensión e indignación en el vestuario del Atlético

El de ayer no fue un día más en la dinámica de trabajo del Atlético. Tras la sesión regenerativa de los titulares ante el Borussia del miércoles (realizada en el gimnasio de La Finca y no en las habituales instalaciones de Majadahonda), todos -cuerpo técnico y jugadores- se volvieron a encontrar, esta vez en el Wanda Metropolitano.Fue allí, en el estadio que acoge al Atlético donde se vivió tensión entre algunos futbolistas de la primera plantilla y El Profe Ortega, preparador físico del equipo dirigido por Diego Pablo Simeone. Más allá de las lesiones que asolan a la plantilla (que ha provocado que hasta siete jugadores aparezcan en los partes médicos en apenas una semana), el motivo de la queja del vestuario iba más allá.Concretamente, a filtraciones internas que colocaron a un futbolista, José María Giménez, en el disparadero.Y es que el uruguayo cayó lesionado ante el Borussia por tercera vez en un mes, cuarta en la temporada.Misma lesión muscular de la que no acaba de levantar cabeza y que le impide completar dos partidos consecutivos.El malestar, en este caso, llega por las informaciones de un programa nocturno de radio (apenas minutos después de que el uruguayo cayera lesionado ante el Borussia) en el que se desgranaba el motivo de las continuas lesiones del central: “Giménez tiene una lesión congénita.Sufre una dismetría en sus caderas, es decir, tiene una pierna más grande que la otra y eso le ocasiona sobrecargas. Estos problemas son permanentes”, rezaba la contundente información que, al día siguiente, fue rectificada por el autor de la misma: “Me confirman los servicios médicos del Atlético que Giménez no tiene dismetría. Pido disculpas al jugador, a los médicos y al club”. Más allá de que se echara atrás, los jugadores entienden que no es normal que estas informaciones salgan del propio vestuario.Y que, por supuesto, ellos no pueden ser señalados por las lesiones que sufren. No deben ser, en definitiva, los “chivos” expiatorios para explicar los motivos por los que el equipo está sufriendo está insólita plaga de lesiones. Dolencias que han traído más consecuencias que las que producen las ausencias sobre el césped de varios jugadores. La principal, una tensión en un vestuario en el que a los futbolistas no les gustó que desde dentro del propio equipo se filtrara (más allá de la veracidad o no de las informaciones) el motivo de las permanentes lesiones de uno de ellos.

Foto: El Profe Ortega, antes del partido ante la Real Sociedad.
Fuente: Radio Marca

- Publicidad -


- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es