- Publicidad -

Divorcios vestidos de blanco

Divorcios vestidos de blanco

No es el primero ni será el último. En el fútbol hay casos sonados de divorcios entre entrenadores y jugadores que parecían estrellas ya consagradas. En el fútbol, a diferencia de otras disciplinas individuales, la suerte del deportista no depende de él, sino del entrenador que se cruce por su camino. Solari, al margen de las diferencias o roces que haya habido, y aunque en rueda de prensa manifieste en más de una ocasión que le gusta Isco, los hechos demuestran después todo lo contrario. Isco no es un jugador que al entrenador actual le entre por los ojos, mientras que para Lopetegui era intocable, tanto durante su paso por el Madrid como en la selección.El divorcio puede ser definitivo o puede tener solución. Hay casos en el Madrid de todos los colores. Algunos divorcios, de hecho, siguen muy vigentes, como el de Mourinho con Casillas, que no acabó cuando ambos dejaron el Madrid sino que siguen mandándose indirectas a día de hoy. Otros que parecían no tener arreglo, como el de Beckham con Capello tuvieron un final feliz. El inglés fue apartado en enero del equipo por anunciar su fichaje por Los Ángeles Galaxy y volvió un mes después para ganar la Liga y fundirse en un abrazo con el italiano.Otros se arreglaron incluso antes de empezar la temporada. Valdano le dijo a Zamorano que no le quería en su equipo pero al final acabó jugando de titular y ganando la Liga. Del Bosque sentó a Casillas y sólo regresó cuando se lesionó de nuevo César, pero ahora su relación es muy cordial y acabó siendo también su portero.Lo que le pasa a Solari con Isco es parecido a lo que le ocurría a Zidane con James. El colombiano no era una debilidad para el francés y nunca le dio los galones de un fichaje galáctico como fue, después de que pagara el Madrid 75 por él. James acabó marchándose al Bayern.El futuro de Isco, por tanto, es impredecible. De momento, sólo dos partidos de titular de 16. No casan, de momento.La situación de Solari e Isco no es nueva en el club blanco. A lo largo de la historia ha habido divorcios sonados entre jugadores y técnicos. Repasamos algunos de ellos.VALDANO- ZAMORANO: el técnico no contaba con el ariete, que acabó siendo claveEn la pretemporada de la campaña 1994-95, Jorge Valdano anunció que no contaba con Iván Zamorano ni con José Emilio Amavisca. Ambos futbolistas se rebelaron ante la situación y acabaron siendo claves en la reconquista del título de Liga tras cuatro temporadas de dominio del Dream Team de Johan Cruyff. Zamorano acabó la temporada como Pichichi con 28 dianas y dejó huella en la memoria del madridismo con varias actuaciones para el recuerdo, como su hat-trick en el 5-0 al Barcelona en el Bernabéu o el 2-1 ante el Deportivo en el partido que sellaba de forma matemática el campeonato doméstico para el Real Madrid. Valdano admitió su error y rectificó a tiempo. DEL BOSQUE – CASILLAS: suplente hasta la lesión de César en la final de la “novena”La carrera de Iker Casillas era un camino de rosas desde su debut en San Mamés en 1999. Todo le venía de cara al portero formado en la cantera del Real Madrid hasta la temporada 2001-02. Entonces, Vicente del Bosque, técnico blanco desde la misma temporada del debut de Iker, decidió sentarle en el banquillo en beneficio de César Sánchez, que aportaba una mayor veteranía al puesto. El extremeño, de hecho, fue el portero del equipo en el camino hasta la final de Hampden Park, pero en ese partido ante el Bayer Leverkusen cambió la historia de la portería madridista. César se lesionó, salió Casillas y, en los minutos finales, salvó al equipo de la derrota con varias paradas milagrosas. CAPELLO – BECKHAM: lo apartó del equipo más de un mes y volvió para ganar la LigaBeckham cumplía su última temporada en el Real Madrid. Con la marcha de Floretino Pérez, el jugador tenía claro que su etapa de blanco tocaba a su fin y anunció en enero su fichaje por Los Ángeles Galaxy. Una decisión que no sentó nada bien a Capello, que decidió apartarlo del equipo. 33 días estuvo el inglés fuera del grupo hasta que volvió a ser convocado. Y el inglés reaparecía marcando un gol ante la Real y a partir de ese momento fue clave para lograr la famosa Liga de la remontada al Barcelona. No hubo perdón sin embargo para Cassano, que también fue apartado por indisciplina y que ya no volvió a jugar con el Madrid. Se marchó al año siguiente a la Sampdoria.PELLEGRINI – GUTI: castigado dos meses tras la bronca en el famoso “alcorconazo”Pellegrini quedó sentenciado tras el 4-0 de la Copa frente al Alcorcón. Al final del partido saltaron chispas en el vestuario y Guti insultó al chileno en una acalorada discusión. Fue en 27 de octubre de 2009 y el centrocampista dejó de ir convocado algo más de dos meses. De hecho, Pellegrini no levantó el castigo al 14 del Madrid hasta un 9 de enero cuando le convocó para un partido de Liga frente al Mallorca en el Bernabéu. En ese tiempo de baja también se anunció una lesión muscular de Guti. Al margen de este roce importante, la relación entre Guti y Pellegrini no fue mala pero el de Torrejón firmó su última campaña en el Madrid tras 30 partidos. Al año siguiente se marchó al Besiktas.MOURINHO – CASILLAS: la mayor polvareda mediática de la “era Mourinho” en el Real Casillas fue titular en el Real Madrid de forma ininterrumpida desde la final de Glasgow hasta un partido ante el Málaga en La Rosaleda el 22 de diciembre de 2012. Ese día, por decisión de José Mourinho, el portero titular del Madrid fue Antonio Adán. El técnico quiso dar un toque de atención al portero por lo que entendía como bajo rendimiento de Iker, entonces ya capitán del Madrid, tanto en los entrenamientos como en los partidos. Para colmo, una lesión posterior del meta en un lance fortuito con Arbeloa llevó al Madrid a fichar a Diego López, a quien Mou siempre prefirió por encima de Casillas. Todo el caso estuvo rodeado de una extraordinaria polvareda a nivel mediático. ZIDANE – JAMES: el colombiano fue el mayor dolor de cabeza para ZizouJames llegó al Madrid en 2014 y gozó casi siempre de un estatus acorde con su precio (75 millones de euros). Pero todo cambió con la llegada de Zidane al banquillo blanco, en enero de 2016. El técnico apostó de salida por un claro 4-3-3, con la BBC formando en la línea de ataque, lo que le obligaba a sacrificar al mediapunta, puesto por el que peleaban James e Isco. Posteriormente, a causa sobre todo de las lesiones en su línea de ataque (casi siempre de Bale), Zidane optó por modificar el dibujo y dar entrada a un cuarto centrocampista. La pelea se la acabó llevando Isco, mientras que James se veía orillado y el asunto se convertía en recurrente en casi todas las ruedas de prensa de ZZ.

Foto: Radio Marca
Fuente: Radio Marca

- Publicidad -

Mbappé da guerra a Messi

marzo 19, 2019
Leo Messi completó una de sus mejores actuaciones esta temporada en el Benito Villamarín. Su “...


- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es