- Publicidad -

Los partidos echan el resto en Madrid, termómetro de la victoria y la derrota el 26-M

Los partidos echan el resto en Madrid, termómetro de la victoria y la derrota el 26M

Madrid, como joya de las elecciones municipales y autonómicas de este domingo pero también como termómetro de la victoria del 26 de mayo. En esta segunda vuelta de las elecciones generales, la capital de España y la comunidad autónoma se ha convertido en el objeto oscuro de deseo de todas las formaciones políticas. Del PSOE, por conquistar el histórico feudo del PP durante más de 30 años; del PP, por garantizar la supervivencia de Pablo Casado; de Ciudadanos, por repetir el sorpasso al PP que logró en esta comunidad en las generales; y de Podemos, por perpetrar su propio adelantamiento interno desde la plataforma de Errejón-Carmena a la marca de Iglesias en Madrid en la persona de Isa Serra.

Diferentes objetivos con confluencia territorial que se evidenció también en los cierres de campaña, la mayoría optaron por la región madrileña comenzando por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado por sus dos apuestas personales, Ángel Gabilondo y Pepu Hernández, para la Comunidad y el Ayuntamiento. Dos perfiles independientes sobre los que dijo estar “convencido” de que lograrán la victoria gracias a que no sólo les votará el electorado progresista sino “la gente de derechas”.

Porque el bien supremo es “la limpieza” y “el próximo 26 de mayo tenemos la oportunidad… más aún, la responsabilidad, de acabar con más de 30 años de corrupción en la comunidad de Madrid”. Una afirmación que levantó al auditorio del barrio de Hortaleza, al aire libre, ante quienes defendió una idea inclusiva del país y de la región en donde se alumbró “la foto de la España de Colón”.

Sánchez pidió “rematar la faena” del 28 de abril y “el gustazo que nos pegamos de frenar a la derecha y a sus tres siglas… ese trabajo no está terminado. Tenemos una triple oportunidad el próximo 26 de mayo: mandar un mensaje por la justicia social, la convivencia y la limpieza”. Previamente, el candidato Gabilondo solicitó también el último esfuerzo para que el PSOE “logre ser la primera fuerza y pueda gobernar, ¡No nos conformamos con menos!”. Menos elocuente fue su tique en la alcaldía, Pepu Hernández, quien se afanó en agradecer a Pedro Sánchez su confianza y se manifestó “orgulloso de haber dado el paso al PSOE” con la confianza de que “el domingo empieza todo… el domingo Madrid va a dejar atrás años de letargo y de derecha sin alma ¡y haremos que Madrid despierte a fuerza de socialismo , tolerancia y progreso!”.

PP: “Todo empieza el próximo lunes”

El Partido Popular, por su parte, cerró en Madrid Río su campaña más complicada para unas elecciones, en la que Pablo Casado se juega el futuro del partido y también su porvenir como presidente de la formación.

La Comunidad de Madrid es uno de los feudos del PP que están en juego y en el último día de campaña el presidente popular echó el resto. Acompañado por sus candidatos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; a la Alcaldía de la capital, José Luis Martínez-Almeida, y la número uno de la lista al Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, avisó: “Para avanzar hay que mirar lejos y todo empieza el próximo lunes”. Dejando claro que ha sido elegido como presidente del PP para los próximos cuatro años, aseguró que “hay que reconstruir un proyecto político que albergue al centroderecha porque separados no podremos ganar a la izquierda”.

En ese momento, el líder del PP se refirió a Ciudadanos y Vox sin decir su nombre: “Nadie va a encontrar fuera del Partido Popular al Partido Popular porque nuestros principios y valores no nos los hemos inventado ayer. No somos un espectáculo de pirotecnia, que tiene luces y sonido pero desaparece”, comenzó. “No somos pompas de jabón, que divierten a nuestros hijos pero luego desaparecen sin dejar nada, como mucho, restos en el suelo de jabón con los que te puedes resbalar. Somos un proyecto parido para servir a España”.

Casado terminó su último discurso de campaña con un mensaje a “los desengañados que hayan podido avergonzarse por conductas reprochables de excompañeros de partido”. “Les digo que este partido no va a tolerar ninguna conducta irregular y que mi compromiso es una mano firme e implacable contra cualquier traidor a la confianza de estas siglas”. Y el presidente cerró estos quince días con una petición: “No hagan pagar a una nueva Ejecutiva, a una generación lo que hizo una ínfima minoría hace mucho tiempo”.

Fuentes del PP aseguran que en los comicios del próximo domingo “todo va a estar en un puño”, en “unos pocos votos”. Los populares se la juegan en Comunidades como la madrileña en la que llevan gobernando 24 años. “Estamos convencidos de que recuperamos parte del voto que el pasado 28 de abril se fue a Vox”, explican los más optimistas. Desde Génova también esperan que el domingo “las cosas no vayan tan mal como en 2015” cuando ganaron en comunidades como Aragón o ciudades como Madrid y no pudieron gobernar dado que se forjó “un pacto de las izquierdas”.

Ciudadanos: “Dique de contención” a la izquierda

Ciudadanos se plantea las elecciones del domingo, según han trasladado en su mitin de cierre en Madrid Albert Rivera y los candidatos a las europeas y al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, Luis Garicano, Begoña Villacís e Ignacio Aguado, como la posibilidad de establecer un “dique de contención” contra el Gobierno de Sánchez e Iglesias que se avecina.

Un dique en la Eurocámara, donde, decía Garicano, al igual que en España ha hecho Rivera, “nosotros, con nuestros aliados franceses -el partido del presidente Emmanuel Macron- y con los partidos liberales europeos, vamos a ser los que les vamos a decir: no, Europa no se va a romper”.

Un dique también a nivel autonómico, con la idea de “salvavidas naranja” esbozada en la campaña, para neutralizar en cada territorio las subidas de impuestos del Gobierno central, pero también, como incidían Aguado y el propio Rivera, para “blindar” la Educación concertada, ante la “obsesión” con la misma, decía el candidato madrileño, de la izquierda, singularmente de Podemos.

Villacís, por su parte, recordaba muy emocionada el escarche que sufrió el día de San Isidro, dos días antes de dar a la luz a su tercera hija. La candidata naranja a la alcaldía de la capital de España aseguraba que ella representará el “Madrid de la gente libre” y “no sectaria” frente al de Manuela Carmena, más próximo, decía, al de quienes realizan actuaciones como las que la comitiva de Ciudadanos tuvo que sufrir en la Pradera de San Isidro.

Vox, junto al Supremo

Vox ha elegido la plaza de la plaza de la Villa de Madrid, donde se sitúa la fachada del Tribunal Supremo y un lateral de la Audiencia Nacional, a tan solo unos metros de la sede del PP en la calle Génova, para su cierre de campaña. Un acto en el que han congregado a unas 400 personas y que ha contado con la participación de su presidente, Santiago Abascal, además de los candidatos este 26-M: Rocío Monasterio para la comunidad, Javier Ortega Smith al Ayuntamiento y Jorge Buxadé al Parlamento europeo. Atrás quedan las más de 20.000 personas reunidas en el cierre de campaña de las elecciones generales que tuvo lugar hace apenas un mes en la madrileña plaza de Colón.

El presidente de Vox se ha mostrado convencido de que partido será “decisivo” el 26-M y ha hecho un llamamiento a la movilización poniendo en valor el resultado obtenido en las pasadas elecciones generales. “Ahora os toca rematar la faena”, ha dicho después de asegurar que la última manipulación sobre su partido fue decir que el 28-A “habían fracasado”. “Estábamos en el ostracismo, en la orfandad política” aseguraba para presumir de “haber conseguido mucho más de lo que a veces eran conscientes”. Fuentes del partido valoran que la campaña ha ido de “menos a más” y se muestran optimistas ante el resultado del 26-M a pesar de admitir que el votante está desmovilizado después de tantas convocatorias electorales.

Iglesias, desde Canarias

El único líder nacional que no ha estado en Madrid ha sido el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que ha hecho en Tenerife un cierre de campaña en el que ha apelado a que el “voto útil” es el que va a su partido, la única fuerza según él que garantiza que de las elecciones del 26 de mayo salgan gobiernos de izquierdas, según informa Efe.

Aún así el Podemos también se refería a la capital: “En Canarias, como en toda España y como en Madrid, el voto que garantiza gobiernos de izquierdas es el voto a Unidas Podemos”, ha afirmado Pablo Iglesias en La Laguna, el llamativo escenario elegido para su último acto electoral, donde ha estado acompañado de Noemí Santana, candidata a la Presidencia del gobierno autonómico, y de los diputados en el Congreso Alberto Rodríguez y Victoria Rosell.

“El PSOE siempre se guarda la carta de pactar con la derecha. Si en España no va a ser posible es porque Rivera se ha vuelto loco y pasa por la derecha a Vox, pero aquí se guardan la carta de llegar a un acuerdo con Coalición Canaria. Que la gente de izquierdas les mande un mensaje para decir: con Coalición Canaria, no”, ha dicho el líder de Podemos.

Foto: Cierres de campaña de PSOE, Cs y PP. | EFE
Fuente: esRadio

- Publicidad -


- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es