- Publicidad -

Zidane apaga a Vinícius

Zidane apaga a Vinícius

Vinícius Júnior ha perdido la sonrisa. Y ha dejado de provocarlas en la grada del Bernabéu. El brasileño fue suplente ante el Valladolid y, durante el rato que jugó, apenas brilló en un par de acciones nada más salir y acabó apocado, como el resto del equipo, enfrascado en un intento de desborde perpetuo en banda derecha que nunca daba frutos. Una y otra vez le llegaba el balón, una y otra vez la jugada terminaba sin peligro. La deriva triste del equipo parece haberse llevado por delante los pocos motivos para la alegría del curso pasado. Vinícius, además, ha perdido su sitio en el campo, ese perfil zurdo desde el que entraba a la carrera, como un niño en una tienda de chucherías. Ahora, desplazado a la derecha, parece que lo que tiene delante es una sala de inyecciones. Las necesidades de la anterior temporada auparon los destellos de Vinícius a la categoría de astro luminoso. Las prisas, la premura en el diagnóstico no ha jugado a favor del jugador, que está en desarrollo y que, con apenas 19 años, está en la fase de aprender y no en la de cargar con una mochila demasiado pesada.Además en el entorno de Vinícius se cree que Zidane ha perdido la confianza en él, si es que alguna vez estuvo muy convencido. El técnico nunca ha dado señales de enamoramiento, pero se podía esperar que, visto lo visto el año pasado, tuviera más protagonismo del que está teniendo. Fue titular el primer partido de Liga con Hazard lesionado, pero ante el Valladolid se vio superado por Bale y James, dos jugadores que hasta hace poco estaban apartados de las sesiones tácticas en los entrenamientos.Ante este panorama, a Vinícius le cuesta salir al campo con el respaldo de una palmadita en la espalda. Se siente más bien agarrado de la camiseta por su entrenador, lastrado por el pensamiento de que un partido poco brillante le puede condenar a un ostracismo aún mayor. Un punto de ansiedad, incompatible con la desenvoltura de piernas que necesita Vinícius para caracolear y desbordar dentro del área. Tras el empate ante el Valladolid, Zidane no regaló los oídos a su primer cambio: “Vinícius ha entrado… La segunda parte ha sido peor para nosotros”. Sin embargo, la juventud de Vinícius también tiene su parte positiva. Las ganas de revancha. El chaval está empeñado en cambiar su suerte, en darle la vuelta a la situación y en volver a brillar. Sus problemas son dos, uno táctico y otro anímico. El primero depende de Zidane, que se empeña en colocarle por la banda derecha, donde se mueve con poca soltura. La solución al segundo está dentro de él. En cuanto resuelva bien en dos acciones, ponga una buena asistencia o acierte con la red, las palmas volverán, la sonrisa asomará y el ánimo mejorará. El Madrid está bajo de vitamina de alegría y Vinícius es una cápsula repleta.Temas relacionadosReal MadridVinícius JúniorZinedine Zidane

96 Comentarios

ragades

#2

25/08/2019
16:28 horas

Vinicius es un bluf y cuanto antes lo asumais mejor, es un correcaminos sin cabeza. sin desborde, sin tecnica sin punteria ni gol, un inutil que parece ser un clon del steve urkel

eduardob1

#5

25/08/2019
16:29 horas

Vinicius se apaga solo. El año pasado regateaba y la mandaba a la luna pero al menos lo hacía, este año ni regatea, escopeta de feria como siempre y se quita solo, hasta le hacen caños.

Ver 96 Comentarios

Comenta
Volver a la noticia Zidane apaga a Vinícius



- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es