- Publicidad -

Abucheos y gritos contra Sánchez en un desfile del 12-O con susto

Abucheos y gritos contra Sánchez en un desfile del 12O con susto

Los gritos y abucheos contra el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, han sido por segundo año consecutivo los protagonistas del acto central de la Fiesta Nacional. Una situación que empieza a recordar a los años de abucheos constantes que sufriera José Luis Rodríguez Zapatero mientras ocupó el Palacio de La Moncloa. Los gritos de ¡fuera, fuera! e, incluso, de “felón” fueron muy nítidos desde la Tribuna Real y la zona de autoridades.

En contraposición al recibimiento máximo responsable del Ejecutivo, los Reyes de España han sido aplaudidos y vitoreados durante todo el acto. También han recibido el calor del público asistente los efectivos de las Fuerzas Armadas, la Guardia Civil y la Policía Nacional que han protagonizado el desfile militar.

Este año ha sido el segundo en el que el presidente del Gobierno se encontraba en funciones durante el desfile de la Fiesta Nacional. El precedente ocurrió en 2016, entonces con Mariano Rajoy en La Moncloa de forma transitoria entre mandatos.

En la Tribuna Real, el rey Felipe VI, vestido con el uniforme de capitán general de la Armada ha estado acompañado en la tribuna de autoridades por el resto de la Familia Real: la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Los Reyes han llegado a la plaza Lima unos minutos después de las once de la mañana y allí han sido recibidos por el presidente del Gobierno; la ministra de Defensa; el JEMAD, general del Ejército Fernando Alejandre; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Estos dos últimos se estrenaban en el cargo tras las elecciones del municipales y autonómicas del pasado mes de mayo.

En las gradas principales estaban los presidentes de 15 comunidades y las dos ciudades autónomas. Como viene siendo habitual, faltaron los máximos representantes de las regiones en manos de los partidos nacionalistas/independentistas: Cataluña (Quim Torra), País Vasco (Iñigo Urkullu).

También estuvieron los principales líderes de la oposición: Pablo Casado, acompañado de su mujer, Albert Rivera y Santiago Abascal. Un año más volvió a ausentarse Pablo Iglesias, que desde que su partido entró en el Congreso de los Diputados nunca ha asistido al acto de la Fiesta Nacional.

Bandera de España y homenaje a los caídos

Un año más, la bandera de España que ha presidido el acto ha bajado desde el cielo de la capital. Los encargados han sido efectivos de la Brigada Paracaidista (BRIPAC) del Ejército de Tierra, que han sido vitoreados por el público asistente. El problema ha llegado en los metros finales, pues el cabo primero Luís Fernando Pozo Dionisio se ha quedado enganchado en una farola situada junto a la tribuna de autoridades.

Una vez rescatada tanto la bandera como el paracaidista de la Brigada Paracaidista del Ejército de Tierra, ha comenzado el izado de la bandera, que han protagonizado tres militares de la Guardia Real (uno de cada Ejército), un guardia civil y un agente de la Policía Nacional.

Tras los honores a la bandera, ha dado inicio el tradicional y emotivo homenaje “a los soldados de todos los tiempos, encuadrados en los ejércitos de España, que un día lucharon con valor, sirvieron con lealtad y murieron con honor”. Ha sido en este momento cuando se ha entonado el canto de “La muerte no es el final”, cantada por la soprano Ainhoa Arteta, a lo que ha seguido una salva de honores. La Patrulla Águila ha dibujado entonces la bandera española en el cielo de la capital.

Desfile aéreo

Ha dado comienzo entonces el desfile aéreo, en el que han participado 76 aeronaves. Por el cielo de la capital han aparecido cazas F-18 Hornet, Eurofighter Typhoon y F-5 Northrop del Ejército del Aire, así como los Harrier AV-8B de despegue vertical de la Armada. Dando paso a los aviones A-400M, C-130 Hércules, C-295, Airbus A310, Falcon 900, Citation V, P3 Orion, D-4 Vigma, C-212 Aviocar y Canadiar apagafuegos del Ejército del Aire y a un CN-235 de la Guardia Civil.

Han seguido los helicópteros. AS 332 Super Puma y Sikorsky S-76 del Ejército del Aire; Sikorsky SH-60B y Augusta Bell 212 de la Armada; EC-135, NH-90, Cougar, Tigres y Chinook del Ejército de Tierra; EC-135 y AS365N3 Dauphin de la Guardia Civil; EC225 Super Puma de Salvamento Marítimo; EC-135 de la Policía Nacional; y AS365N3 Dauphin de la Agencia Tributaria. El punto y final lo ha puesta la segunda pasada los cazas C-101 que conforman la Patrulla Águila.

Desfile motorizado

En la parte terrestre han participado más de 4500 militares, guardias civiles, policías y efectivos de Protección Civil y Salvamento Marítimo, junto a 150 vehículos. Los primeros en desfilar han sido los componentes de la sección de motos de la Guardia Real, a los que han seguido el mando del desfile, a cargo del General Jefe de la Brigada de Infantería “Almogávares VI” de paracaidistas, general de brigada Luis Sáez Rocandio, seguido por la unidad de veteranos y de Reservistas Voluntarios.

Ha sido entonces el turno de las patrullas temáticas, dos del Ejército de Tierra, otra de la Armada y una del Ejército del Aire. Se han podido ver vehículos blindados Piraña, Lince y RG-31, Husky antiminas, grúas MRV MAXPRO, diversos tipos de vehículos VAMTAC, mulas aerolanzables Falcata, obuses “SIAC” de 155 mm, vehículos VEMPAR con paneles de puente “BAYLEY”, carros de combate Leopardo 2E, vehículos de combate Pizarro, o camiones de carga remolcando embarcaciones “Supercat”.

Tras ellos, han tomado el relevo las unidades motorizadas de la Unidad Militar de Emergencias, Guardia Civil, Policía Nacional, Salvamento Marítimo, Vigilancia Aduanera y Protección Civil. Se han podido ver diversos tipos de vehículos de asistencia e intervención, motos de Tráfico, equipos de GAR o GEO, patrullas caninas o de desactivación de explosivos, o vehículos todoterreno con visión térmica.

Desfile a pie

El desfile de las unidades a pie ha sido abierto por el grupo de honores de la Guardia Real, que encabezaba la compañía “Monteros de Espinosa”. Tras la enseña nacional, otra de las novedades, la aparición de las banderas de los países invitados donde los militares españoles han estado desplegados en misiones en el exterior (Libano, Malí, Mauritania y Senegal) y los guiones de las unidades que han estado durante los últimos treinta años en estas misiones internacionales.

Ha sido el momento entonces del toque exótico del desfile. Una sección del Regimiento Ranger del Ejército de Líbano, una sección de las Fuerzas Armadas de Mali, una sección de las Fuerzas Armadas de Mauritania y una sección de paracaidistas del Ejército de Senegal.

Ha sido el turno entonces de los batallones de alumnos. El primero en aparecer ha sido el de la Guardia Civil, que ha ocupado el primer puesto al cumplirse este año el 175 aniversario de su fundación. Han desfilado vistiendo el uniforme de época fundacional. Tras ellos, batallones mixtos de alumnos de la Armada, el Ejército del Aire, la Academia Central de Defensa, la Guardia Civil y el Ejército de Tierra.

La segunda agrupación a pie la ha abierto un batallón de la Armada, entre los que se incluían dos compañías de fusiles del Segundo Batallón de desembarco del Tercio de Armada y una compañía de marinería de Unidades de la Flota. Acto seguido ha tocado el turno del escuadrón del Ejército del Aire, entre los que han desfilado una escuadrilla del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC). Ha cerrado esta parte del desfile un compañía de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y otra del GRS de la Guardia Civil.

La tercera agrupación a pie pertenecía en exclusiva al Ejército de Tierra y en ella han participado una compañía de la Segunda Bandera “Roger de Lauria” 2ª de Paracaidistas, una compañía del Batallón de Infantería de Carros de Combate Uad Ras II/61, una batería del Mando de Artillería Antiaérea, y un batallón del Regimiento de Infantería “Inmemorial del Rey” nº1, la primera parte de ellos con uniforme de gala del Ejército de Tierra y la otra mitad con uniforme de la época de Alfonso XIII.

Pero lo más llamativo de esta tercera agrupación ha sido el desfile de la compañía “López de Legazpi” del Batallón de Infantería Motorizado “Filipinas” I/47. Han recorrido las calles de Madrid con un uniforme rayadillo colonial español y un fusil Mauser en recuerdo y homenaje de los héroes de Baler, también conocidos como los últimos de Filipinas, pues se cumple este año el 120 aniversario de su entrega pactada tras una heroica resistencia al enemigo.

Paso específico y cierre del desfile

La última agrupación a pie, como cada año, ha estado compuesta por las unidades que desfilan con una cadencia de paso específico, que suelen ser las más esperadas del evento. Con una cadencia de 160 pasos por minuto -la cadencia habitual es de 124 pasos por minuto- han desfilado miembros del Tercio Duque de Alba 2º de La Legión (Ceuta), acompañados este año por su mascota, un chivo llamado Pacoli, que hizo las delicias del público.

A continuación, bajo toque de nubas, ha entrado en escena el Tabor de Regulares, que destaca por su cadencia de paso lenta y por su llamativa vestimenta. A 80 pasos por minutos desfiló el Tabor AlhucemasI/52. La faja roja de su uniforme indica que su base se encuentra en Melilla. Los regulares de Ceuta llevan esa misma faja de color azul.

Como es tradición, la parada militar concluyó con el desfile de las unidades a caballo. La primera en entrar en escena fue la sección Hipomóvil de la Batería Real, cuyo llamativos caballos hispano-bretones tiraban de piezas Scheneider del calibre 75/28 del año 1.906. Por último, y concluyendo el desfile, un escuadrón de Caballería de la Agrupación de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil.

Foto: El Rey durante el desfile | EFE
Fuente: esRadio

- Publicidad -


- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es