- Publicidad -

"El jugador fue expulsado por dirigirse a mí en los siguientes términos…"

El jugador fue expulsado por dirigirse a mí en los siguientes términos...

El fútbol es una gran familia (“me cago en tu p… madre”), le hace guiños al cine negro (“vaya atraco”), no regatea la anatomía (“eres un caradura”), es refugio de expertos en idiomas (“eres un pelotudo”) y se preocupa por el estado de los ojos (“ponte gafas”). Esto es parte de la correspondencia de los futbolistas hacia los árbitros dentro del césped. El “muy malo, eres muy malo” con el que Dembélé obsequió a Mateu Lahoz es un ejemplo de lo que sucede cuando la pasión pone la garganta a 200 sílabas por segundo. Es el fútbol con comillas, el que luego cobra vida en las actas de los colegiados. Ellos, los guardias de tráfico en el verde, recuerdan sus vivencias en mitad de esas palabras sólo aptas para mayores. 1977, Barcelona-Málaga. El señor Melero expulsa a Cruyff, un acto que en la época podía significar el colapso de la transición. El árbitro expuso que el holandés le llamó “hijo de puta”. Johan construyó una excusa y argumentó que le dijo “Manolo, marca ya”,en referencia a su compañero Manolo Clares. No coló. Años después el holandés admitió su regate al decoro.Los lazos familiaresRecordar los lazos familiares es una costumbre tradicional en la Liga. Diego Costa empleó un “me cago en tu p… madre” con Gil Manzano en un Barça-Atlético. No fue original. Fue la contraseña de Piqué ante Velasco Carballo en un Barça-Athletic. Kluivertañadió a lo anterior un “cabrón” a Díaz Vega en un Barça-Sevilla. Etoo dio más rodeos “Vaya tarde que llevas; me cago en la p…que te parió”, le soltó a Carmona Méndez en un Mallorca-Espanyol. Schuster, en pase corto, reclamó así: “Penalti, hijo de p…”, a Martín Navarrete en un Celta-Barça. Pepe, más de thriller, despejó dudas ante Paradas Romero en un Villarreal-Real Madrid con un contundente “vaya atraco, hijo de p…”. Denilson mostró su adaptación a la Liga con esta coplilla a Moreno Delgado en un Betis-Osasuna:”¿Estás de broma o qué? Eres un hijo de p… Apúntalo, apúntalo. Hijo de p…”. Y Moreno Delgado lo apuntó. Yo no permitía el corro patatero de los jugadores, no hay que ir a reír al campo, yo enfadado era la bomba”(Andújar Oliver) ExárbitroTanta fina ironía obliga a dar el silbato a los excolegiados. Andújar Oliver se autoamonesta: “Yo hablaba más de la cuenta”, admite, “pero el corro patatero no lo permitía, ni la mano por encima. No hay que dar explicaciones de todo. No hay que ir a reíra los campos. Ahora se vuelve locos a los árbitros, algunos se creen psicólogos, se llevan las manos a las sienes. No hay que ser afables siempre”. Un clásico de la justicia fue Urízar Azpitarte que marca como límite “el monólogo del jugador. Si es correcto vale, pero si seguía insistiendo, tarjeta. Que no falten al respeto. Decir que eres muy malo es faltar al respeto”. Otro fiscal fue Díaz Vega, quien mide la barrera: “El límite es el respeto. El diálogo es necesario, la tertulia es innecesaria. El colegueo no es un buen principio”.”La concha de tu…”En el español-argentino, argentino-español, también se han exhibido alumnos distinguidos. Mascherano salió al corte así con Del Cerro Grande y sus asistentes: “La concha de tu madre”, gambeta también empleada con Banega ante Hernández Hernández y por Damián Suárez ante Sánchez Martínez en un Elche-Barça. El Tata Martino abrió una nueva edición: “Eres un pelotudo, ya la liaste el otro día y la vas a liar hoy”, le espetó a Fernández Borbalán en el Real Sociedad-Barça, que entendió que pelotudo no se refería a sudestreza con el balón. Esnáider mezcló la religión, el sentimiento y los dos diccionarios: “¡Os creéis que sois Dios, la concha de tu madre, estás loco!”, fue su mensaje a Ayza Gámez como segundo técnico del Getafe en su visita a Zaragoza.Comedores de orejaEn esas conferencias de idiomas se invita a un debate. ¿Es mejor mirar para otro lado? Díaz Vega pide párrafo:”No me he hecho el sordo jamás. El árbitro es la máxima autoridad”. Andújar Oliver coincide: “Nunca me hice el sordo”, apunta, antes de recordar que dirigía “otro fútbol. Los jugadores se levantaban dos metros del suelo con las patadas. Les decía, “pues se acabó el cachondeo”. Yo enfadado era una bomba. Cada futbolista sabía cómo era cada árbitro”. Urizar recuerda que los jugadores “sabían a quienes decían cosas y a quienes nada, por eso se nos dividía en halcones y palomas. Hablar no ocupa lugar, pero que no te coman la oreja”. Entre esos selecciona a “Guardiola y Míchel eran de los que más hablaban.Mágico González tenía gracia y Kiko era un tío cojonudo. Te decía: “Uri, pita algo para el otro lado”. Yo le decía, luego en el segundo tiempo”.Los que más hablaban eran Guardiola y Míchel; Kiko era un tío cojonudo y Mágico también tenía gracia”(Urízar Azpitarte) ExárbitroAnatomía del insultoEn la asignatura de anatomía también han aprobado varios alumnos. “Vaya cara tenéis”, fue el saludo de Guti a un asistente de Daudén en un Murcia-Real Madrid. Mostovoi, un ruso que hablaba en castellano antiguo, entró en el área grande: “No tienes ni cojones”,fue su protesta a Téllez Sánchez en un Celta-Athletic. Fernando Hierro fue más completo: “No tienes cojones, esto no lo haces en un campo pequeño, sois los tres muy malos”, fue su carta a Iturralde en un Real Madrid-Valencia. Joaquín se puso barroco y flamenco, “mírame a la cara cuando te doy la mano, que eres tonto, sinvergüenza”, ante un asistente en un Villarreal-Valencia. Albelda fue repetitivo: “¡Qué cara tienes, árbitro, qué cara tienes!”, espetó a Pérez Lasa en un Valencia-Real Madrid. Thiago Motta no se quedó en fuera de juego: “Vete a tomar por culo”, fue su escueto mitin a Pino Zamorano en un Real Sociedad-Barça. “Eres un caradura”, fue la matrícula que mandó el Mudo Vázquez a Hernández Hernández en un Leganés-Sevilla. Stoichkov fue seco y corto:”Gilip…..”, fue su saludo a un asistente de López Nieto en un Rayo-Barça.La educación de ButragueñoEn la orla aparecen alumnos de honor. Andújar Oliver se queda “con Michael Laudrup y Butragueño siempre tuvieron un comportamiento de 10”. Urízar marca a Butragueño como “el más educado que he visto en un campo de fútbol. Me sancionaron dos meses por decir que sería incapaz de expulsarle si daba una patada. Laudrup era todo un caballero y otro muy correcto era Zubi, un día hasta me protegió para salir del césped del Camp Nou. Los más díscolos eran Hugo y Stoichkov, aunque este fuera del campo era una persona excelente”. De él sufrió el mítico pisotón en un clásico en el Camp Nou. Díaz Vega prefiere no dar nombres y apellidos pero sí rememora una época “a finales de los 80 y principios de los 90, en la que se notó que algunos futbolistas sudamericanos estaban acostumbrados a otro trato con el árbitro. Eran más irrespetuosos. Tenían un concepto diferente de la figura del árbitro y de su autoridad”. El bajo vientreEn el asunto del vientre también hay representantes. Griezmann dijo “eres un cagón” a Martínez Munuera en el Girona-Atlético. Manuel Pablo también se acordó de los saneamientos, “no nos pitas ninguna a favor árbitro, qué p… mierda eres”, para referirsea Pérez Lasa en un Zaragoza-Deportivo. Roberto Carlos remató sin efecto: “Tú y tú sois unos mierdas”, fue su pancarta verbal ante Medina Cantalejo en un Barça-Real Madrid. Mourinho soltó un tradicional “vete a la mierda” a Paradas Romero en un Vïllarreal-RealMadrid. A la misma dirección mandó Silva a Medina Cantalejo en un Valencia-Zaragoza. Víctor Valdés dejó la portería para decirle “os habéis cagado, no tienes vergüenza” a Pérez Lasa en un clásico en el Bernabéu. “Nunca me hice el sordo en un campo; a finales de los 80 y principios de los 90 algunos futbolistas sudamericanos tenían un concepto diferente de la autoridad del árbitro”(Díaz Vega) ExárbitroEl perro de UrízarEn una calle de fútbol de otra categoría le tocó a Urízar lidiar con un futbolista avispado. Sucedió en Sagunto: “Un jugador me dijo al empezar: “Cuidado con el perro”. Yo miraba y no veía ninguno. Se lo dije a un linier. “Dicen que por aquí hay un perro”. Al final del partido le dije a ese futbolista: “No he visto ningún perro” y me contestó: “Nunca he visto un ciego sin perro”.En el capítulo de variedades también hay actores principales. “Eres un sinvergüenza, llevas todo el día jodiéndome”, fue el lamento de Sergio Ramos a Ayza Gámez en un Real Madrid-Celta. Guardiola negó haber dicho “pitas todo al revés, no te enteras de nada”a Clos Gómez en un Almería-Barcelona. Godín veía la polémica desde otra óptica: “Ponte gafas, sois muy malos”, fue su solicitud a un asistente en un Atlético-Eibar.Los nuevos tiemposAndújar está convencido de que ahora “se habla más que nunca porque se lo permiten. Si alguien me llega a decir “eres muy malo” lo mejor es que se hubiera ido corriendo hacia el vestuario”. Urízartambién estima que “ahora se protesta más que antes”. Díaz Vega se salta la línea y recuerda que “el mobbing está tipificado en las reglas. Si no se sanciona será porque lo deja el árbitro. Ahora noto más educación, creo que se ve en el campo”. Como en las películas, el fútbol siempre será de buenos y malos, muy malos.Temas relacionadosAntoine GriezmannSergio RamosPrimera DivisiónGerard Piqué

42 Comentarios

Jose_Feliz_Dia

#2

12/10/2019
13:51 horas

Pero qué es esto???

95monrealalex

#1

12/10/2019
13:51 horas

… ¿Ok?



- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es