- Publicidad -

Parejo hace más grande el bache del Atlético

Parejo hace más grande el bache del Atlético

Los carga el diablo. Los cambios, se entiende. Contra lo que pudiera dictar la lógica que marcaba el resultado, favorable a su equipo entonces, fue Simeone el primero que movió su árbol. Lo hizo justo tras estrellarse Cheryshev con el larguero para demostrar definitivamente que no era su tarde, sí, pero el caso es que lo hizo. Aparecieron en escena Lodi y Lemar, después lo haría Llorente, y la doble consecuencia fue que el Atlético no salió beneficiado del carrusel, más bien lo contrario, y que Joao Félix no tuvo recambio posible a la que se dobló el tobillo de muy mala manera.Gol de Parejo (1-1) en el Atlético 1-1 Valencia Fue ahí, con diez, cuando el Valencia obtuvo el premio por el que tampoco había hecho demasiado, las cosas como son, aunque dominar, dominaba: una falta protestada por Saúl, una delicia de Parejo, unas centésimas de más en la reacción de Oblak, sí, Oblak… y el empate. Contra diez y con más de diez minutos por jugarse. El meta local hizo enseguida el quite del perdón, con una de sus manos mágicas, otra vez a Parejo, y lo que se suponía aluvión visitante final quedó en expulsión de Kang-In y lesión de Coquelin, lo que dejó las cosas como estaban. Tablas… y a otra cosa.Tiene cierta lógica que tras tanta metáfora gastronómica el partido se jugara en la sobremesa, el caso es que la pizza rojiblanca volvió a resultar indigesta. El Atlético ya tiene tantos empates como victorias, aunque empezara el campeonato con tres de las últimas, y se mantiene en un promedio inferior al gol por partido. El del negocio en cuestión, desde el punto fatídico. Lo de hacerlo en jugada suena a quimera. Para colmo se pierde a Joao Félix, que esta vez había sido de lo más potable. Cuando aprieta el calendario, faltaría más. Había sido cosa de un minuto. En jugadas sucesivas del primer acto, Koke habilitó a Morata y una carambola habilitó a Costa. Ni el uno ni el otro. El primero se la regaló al meta rival, el segundo la echó directamente fuera. Se supone que son los encargados de la definición y por ahí le vienen buena parte de los males a este Atlético que sin jugar demasiado bien ni demasiado mal generaba las suficientes como para sacar del marcador las endiabladas gafas. Saúl también la había tenido, pero en su descargo añadiremos que anduvo mucho más cerca que sus compañeros.En éstas Cheryshev echó una mano. Figurada… y literal. Dio la impresión de que el ruso se metía en su área con el firme propósito de cometer penalti, aunque se supone que no fue así, porque a la que rebasó la línea sacó el brazo de forma absurda para neutralizar lo que parecía un servicio inofensivo de Morata. Tan claro lo tenía Costa que el balón ya estaba sobre el punto en lo que el colegiado atendía la llamada de la tecnología. A ver si de penalti, masticaba desconfiado el personal de la grada… Sí, de penalti sí. El Atlético había hecho lo más difícil, o al menos lo que peor se le da: un gol.El Valencia del primer acto fue un equipo timorato, que apenas generó inquietud desde la estrategia. Celades quiso fortificar el mediocampo con un triángulo cuyo primer vértice era Kondogbia, escoltado por Coquelin y Parejo, pero aquello convirtió a Maxi en islote sin que atrás se llegaran a cerrar todas las vías que se pretendía. No andaba Thomas como las últimas veces, pero en todo caso el partido se iba decantando en sentido local. Una falta que le hizo Giménez y con la que el del silbato se hizo el longuis sacó además del partido a Cheryshev, con la consecuencia del penalti que antes se relató, más un anexo en forma de pisotón a Joao y amarilla.El segundo acto comenzó con la del ruso al palo. Poco después, empezaron los cambios. Durante un buen rato nada pasó, más allá de que el Valencia fuera ganando metros y de que el Atlético fuera perdiendo fuelle. Ocasiones no había ni hubo hasta que Parejo sacó el compás y el gol a balón parado encontró respuesta en gol a balón parado. Para entonces el partido iba dejando lesiones y expulsiones. Correa, que tiene por costumbre hacerle dianas al Valencia, contemplaba los acontecimientos desde el banquillo. Lo escrito: indigestión. No eran horas para una pizza.Temas relacionadosPrimera DivisiónAtlético de MadridValencia CF

135 Comentarios

LAmorsenva

#1

19/10/2019
18:05 horas

Simeone contrato vitalicio YA y 5 millones más cada temporada

andapinchao

#10

19/10/2019
18:06 horas

Ea pues ya esta , que dejen a Parejo sin seleccion y se lleven a Koke/Saul que nos va bien asi

Ver 135 Comentarios

Comenta
Volver a la noticia La pizza deja otra indigestión



- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es