- Publicidad -

Rivera dimite y deja la política

Rivera dimite y deja la política

Albert Rivera renuncia a la presidencia de Ciudadanos, que ostentaba desde la fundación del partido en 2006. El batacazo en las elecciones generales ha precipitado su decisión, tras anunciar el mismo domingo por la noche que convocaría un Congreso Extraordinario para imprimir, dijo sin dar más detalles, “un nuevo rumbo” a la formación, que ha perdido 47 escaños y más de dos millones de votos, pasando de ser la tercera a la sexta fuerza del Congreso de los Diputados, en apenas seis meses.

Pasados unos minutos de las doce de la mañana, Rivera comparecía en una abarrotada sala de prensa de Ciudadanos, donde una veintena de dirigentes naranjas, entre ellos los vicepresidentes de Madrid, Castilla y León y Andalucía, Ignacio Aguado, Francisco Igea y Juan Marín, así como la vicealcaldesa de la capital de España, Begoña Villacís, además de sus más estrechos colaboradores todos estos años, caso de José Manuel Villegas, Inés Arrimadas, Fernando de Páramo o Juan Carlos Girauta, le recibían con una fuerte ovación.

Rivera comunicaba que haría tres anuncios. El primero su dimisión por “responsabilidad”, el segundo su renuncia “por coherencia” a su acta de diputado, que ni siquiera recogerá y pasará a Edmundo Bal, cuarto en la lista, y el tercero su abandono total de la actividad política porque, enfatizaba, “la vida es mucho más que la política”. Fuertemente emocionado, el hasta hoy líder de Ciudadanos ha explicado que él cree que “no se puede ser diputado sólo por una nómina” y hablado de la necesidad de dedicarse a “otras personas” entre las que citaba “a mis padres, para que dejen se sufrir; a mi hija, a la que he dedicado menos horas de las que debería; a mi pareja, que lo ha aguantado todo contra viento y marea, a mis amigos”.

Como en tantas ocasiones, recordaba con cariño la fundación de Ciudadanos hace trece años por parte, decía, de “unos cuerdos locos”. Al terminar su comparecencia se vivían escenas de fuerte emoción entre los dirigentes naranjas, varios de los cuales rompían en fuertes llantos.

¿Arrimadas sucesora?

Su renuncia la escuchaban todos los miembros de la Ejecutiva nacional, entre ellos Inés Arrimadas, a la que todos apuntan como posible sucesora. Antes del Congreso, se tienen que celebrar unas primarias, abiertas a toda la militancia y sin avales para concurrir a las mismas, para elegir al presidente de la formación.

Rivera, que en unos días cumplirá 40 años, es abogado y ejerció en los servicios jurídicos de La Caixa antes de pedir una excedencia cuando fue elegido presidente de Ciudadanos en 2006. Desde entonces, impulsó al partido en Cataluña desde los tres escaños iniciales a la victoria en las catalanas de 2017, con Arrimadas al frente, y lideró la expansión nacional, que alcanzó este año su mayor logro. Primero con los 57 escaños obtenidos en abril y luego en mayo, cuando tras las autonómicas y municipales Ciudadanos se consolidó como un partido que gobierna en coalición con el PP cuatro CCAA y varias capitales de provincia, incluida la capital de España.

Fuente: esRadio

- Publicidad -


- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es