- Publicidad -

Los motivos por los que Sánchez cree que Guaidó `ha fracasado` como presidente legítimo

Los motivos por los que Sánchez cree que Guaidó `ha fracasado` como presidente legítimo

“No estaba escrito”, así explican fuentes socialistas las palabras con las que Pedro Sánchez se “saltó el guión” previsto en su respuesta parlamentaria en la sesión de control y dijo exactamente lo que pensaba al relegar a Juan Guaidó al “líder de la oposición en Venezuela” frente a la condición de “presidente legítimo” que le reconoció hace más de un año tras acceder al poder pocos meses atrás a través de una moción de censura y un Gobierno solitario.

Desde ese 4 de febrero de 2019 a este 12 de febrero de 2020 ha pasado un año repleto de acontecimientos políticos pero sobre todo uno que condiciona de forma drástica la política exterior del Ejecutivo en general y en Venezuela en particular: el gobierno de coalición progresista con Podemos. Influido sin duda por esta coalición, embebido de las tesis chavistas de Pablo Iglesias y con el escándalo del “Delcygate” que pone contra las cuerdas a su ministro y hombre fuerte en el partido, José Luis Ábalos, Pedro Sánchez ha protagonizado un giro radical de su política sobre Venezuela.

Según explican las fuentes socialistas consultadas por Libertad Digital, Pedro Sánchez “ha metido la pata” hoy al reconocer lo que “realmente piensa”. No fue por tanto un desliz ni una equivocación. En la mente del presidente, Guaidó ha quedado relegado al líder de la oposición de Venezuela y el por qué lo explican en su entorno de esta forma:

“Juan Guaidó ha fracasado en su tarea de canalizar la revuelta popular en una convocatoria de elecciones libres en Venezuela”, dicen contundentes en los círculos de Moncloa. “Ya no es el presidente legítimo porque ha perdido ésa capacidad” que hace un año tenía cuando recibió el estatus de ser “el presidente encargado” de Venezuela. El encargo, según Moncloa, era una convocatoria electoral que ahora vuelve a estar en manos del régimen de Maduro.

“Las autoridades venezolanas actuales son quienes tienen que convocar y por eso hay que extremadamente cuidadoso y cauteloso” con los pasos que da el Gobierno, explican las citadas fuentes obviando que el reconocimiento a Guaidó hace un año se produjo en consecuencia al ultimátum que hace un año dieron varios países europeos liderados por España a Nicolás Maduro para que convocara elecciones.

Una línea argumental que también expresó este miércoles el propio ministro Ábalos en la sesión de control al Gobierno al ser preguntado por su reunión con la vicepresidenta del régimen, Delcy Rodríguez. “Conseguí evitar más problemas diplomáticos con un país en el que queremos que haya unas elecciones libres, democráticas, vigiladas y observadas. Y eso se tiene que hacer entre las partes, no unilateralmente”, deslizó Ábalos cuyas “gestiones diplomáticas” no han sido precisamente prósperas en las últimas semanas.

Ábalos es la mejor evidencia de ese cambio de política: la visita de madrugada a un aeropuerto para dar cuentas a la número dos de Maduro que recibió un trato cuanto menos dudoso y contrario al régimen de sanciones de la Unión Europea, el posterior viaje del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero a Venezuela -estrictamente “personal”, según Moncloa-, y la traición del subconsciente a Pedro Sánchez-, constatan hoy un viraje en el que el reconocimiento a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela es ya papel mojado para el Gobierno.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llagando al pleno en el Congreso de los Diputados. | EFE
Fuente: esRadio

- Publicidad -


- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es