- Publicidad -

Illa asegura que compraron en España los test defectuosos de China y Moncloa sale a su rescate

Illa asegura que compraron en España los test defectuosos de China y Moncloa sale a su rescate

“El mercado está desbordado, el mercado está loco”. Con estas palabras se ha justificado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras conocerse que España había comprado test de detección rápidos del coronavirus a una empresa China sin licencia.

Según ha explicado este jueves en la comisión de Sanidad del Congreso, “la primera partida fue comprada a un distribuidor nacional y nos dio todas las garantías y toda la información de un producto que es marca CE, ¿ya no sirve la marca CE para un producto sanitario?”, se ha preguntado.

“Verificamos al fabricante, el proveedor era de confianza, proveedor nacional. Desde el principio dijimos que lo primero era homologar el test porque en un mercado loco hay que ir con cuidado”, pero “la homologación no ha dado los resultados que venían en las especificaciones del producto y hemos dicho que las próximas entregas se tienen que cambiar”. “No había alerta sobre esta empresa en la Agencia española de Medicamentos”. Por eso, Illa se ha preguntado si “hubiera sido mejor no comprarlo” y ha asegurado que ha exigido que lo cambien.

Pico de la curva

Durante su comparecencia, el ministro de Sanidad ha asegurado que España podría estar aproximándose al “pico de la curva” de contagios por coronavirus, lo que supondría iniciar una fase de estabilización de la pandemia.

“A pesar del fuerte incremento del número de casos que hemos observado este mes de marzo”, ha explicado, “según el análisis de nuestros expertos, y con todas precauciones, los datos de los últimos días indican un cambio de tendencia con incrementos menores de lo observado en los periodos anteriores, lo que nos hace pensar que estamos iniciando una fase de estabilización”.

Según ha detallado, el incremento medio diario de casos notificados del periodo comprendido entre el 28 de febrero y el 16 de marzo, fue de alrededor del 40 %, mientras que en el periodo del 17 al 24 de marzo, el incremento medio ha sido de alrededor del 20 %. “De confirmarse esta tendencia general, esto indicaría que el número de casos notificados se podría estar aproximando a su máximo. A lo que coloquialmente llamamos el pico de la curva”.

No obstante, ha advertido de que esta evolución ha sido distinta según la comunidad autónoma y ha insistido en que la notificación de casos se hace con un retraso de alrededor de 7 días o diez días después del inicio de los síntomas.

“La notificación de casos se hace con un retraso de entre siete o diez días después del inicio de síntomas. Lo que implica que lo que vemos con los datos de notificación a día de hoy refleja la situación epidémica que teníamos hace siete o diez días”, ha explicado.

Eso sí, ha advertido de que será en los primeros días de abril cuando las UCI puedan llegar a su “máximo nivel”, ya que las estimaciones revelan que los casos hospitalizados y los ingresados en las unidades de cuidados intensivos “llegarán a su máximo unos días después de que descienda la curva epidémica”.

Moncloa sale al rescate de Illa

Una comparecencia que no han considerado precisamente clarificado desde el palacio de la Moncloa. Ante la gravedad de las acusaciones, el Gobierno ha mandado un comunicado pasadas las 15:00 “para vuestros informativos”. Un mensaje oficial en el que han intentado aclarar tres cosas: Primero, como ha defendido Illa, que “el Gobierno de España no adquirió estos test a China sino a un proveedor nacional”; segundo, que “la partida devuelta de test rápidos defectuosos contaba con la homologación europea para su compra y comercialización en todo el espacio comunitario”; y tercero, que “esta operación no está relacionada con la compra de material sanitario anunciada ayer por el ministro Salvador Illa”.

Foto: esRadio
Fuente: esRadio

- Publicidad -


- Publicidad -
Copyright © 2013-2017 CopiaJuridica.es | Powered by JRSoftware.es